Mijatovic Levante

El fichaje de Mijatovic por el Levante

El fichaje de Mijatovic por el Levante fue el inicio de una nueva etapa en la historia del club de Orriols, no por el rendimiento que ofreció en el club granota sino por otras cosas. Pero para explicarlo debemos ir un poco más hacía detrás, hasta el verano del 2002. El Levante, descendió a Segunda B con 50 puntos, cifra récord. Cuando los granotas ya preparaban un equipo en la división de bronce para afrontar el proyecto en el pozo, pasó el ‘asunto’ del Burgos.

El equipo burgalés, había realizado una buena campaña pero finalmente fue descendido por temas administrativos lo que abrió la posibilidad a que el Levante volviera a ser equipo de Segunda División. Pero había un problema, el margen de tiempo para cambiar la planificación de la plantilla era pequeño ya que cuando se conoció la decisión definitiva, faltaba poco tiempo para comenzar la temporada.

Esta oportunidad de volver a Segunda, unido al fracaso del año anterior hizo que Pedro Villarroel y la gente que dirigía el club en aquel momento decidiera dar un paso adelante y construir un conjunto de garantías y así fue formando no sólo un conjunto para mantener la categoría sino uno que pudiera pelear por un ascenso a Primera que, por aquel entonces, era una utopía y un hecho que casi ninguno habíamos visto y casi ni esperábamos.

Mijatovic con la camiseta del Levante.

Mijatovic con la camiseta del Levante.

Así, fueron llegando Capintero y Sérvulo (los cuales habían llegado para jugar en Segunda B), Rivera, Félix, Aizpurúa, Castaño, Christian Díaz, Olías, Jofre, Duda, Congo, Amato y la joya de la corona, Pedja Mijatovic. Estos fichajes pero sobre todo el del montenegrino, hicieron que la ilusión del levantinismo creciera hasta niveles casi desconocidos en ese momento. De repente el Levante tenía un equipo potente, plagado de jugadores de primerísimo nivel para la categoría de plata.

Su presentación, plagada de medios de comunicación que posiblemente no sabían quien era el Levante y su sola presencia, hicieron que la venta de pases subieran de manera exponencial. La gente, estaba deseosa de verle como levantinista y de ver un nuevo proyecto que ilusionaba y mucho. Por si fuera poco el primer partido en casa tiraba mucho. El rival era el Zaragoza, recién descendido y que contaba también con un equipazo donde por cierto uno de sus defensas era un Paco Jémez con melenas al que la alopecia empezaba a visitar.

Aquel 15 de septiembre de 2002, el Ciutat de Valencia presentaba una entrada espectacular sobretodo en comparación a la temporada anterior donde rara vez se conseguía meter más de 5000-6000 personas y eso un día bueno. Aquella tarde noche todavía veraniega, acabó con una victoria del Levante por 3 goles a 2. Mijatovic no marcó más de 3 goles aquella temporada y acabó de suplente. El equipo tampoco subió tras la debacle de Albacete, lo hizo al año siguiente de la mano de Preciado pero sin duda, el Levante de Mijatovic fue el inicio de un ciclo que devolvió al Levante a Primera, el primero exitoso. Luego vendrían momentos muy malos y buenos pero eso, ya es otra historia que contaremos otro día.

Mijatovic tuvo una gran repercusión mediática que ayudó al Levante.

Mijatovic tuvo una gran repercusión mediática que ayudó al Levante.

0

Comments

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados*