Mi primer día, mi primer Levante

Los que me conocen saben que me gusta echar la vista atrás y recordar. Hoy quisiera rememorar mi primer día en el Nou Estadi (como se llamaba por aquel entonces nuestro estadio) y mi primer Levante. Prácticamente nada tienen que ver ni el uno ni el otro con los actuales pero a pesar de todo, los tengo en gran estima. 

Mi “debut” por así decirlo se produjo un 17 de septiembre de 1989. Yo contaba con 6 años de edad y estaba en casa dando la paliza con la pelota, como reza la canción de Serrat. Fue entonces cuando mi padre me dijo: “esta tarde te voy a llevar al fútbol”. Hay que matizar que gracias a Dios mi padre ya había estado en Vallejo de joven y no se le ocurrió llevar a su hijo a Mestalla sino que me llevó al Nou Estadi.

Aquel día el Levante recibía la visita del Sestao en un partido correspondiente a la tercera jornada de Liga de Segunda División. No recuerdo mucho del partido pero sí que me impactó muchísimo cuando subí las escaleras que dan acceso al vomitorio de tribuna y me topé con los focos de grada central encendidos. Por aquel entonces el estadio únicamente tenía sillas en tribuna y el resto era cemento pero a mi me pareció el más grande y bonito del mundo.

El encuentro finalizó con victoria del Levante por 2-0 y los dos goles los marcó Martín Pérez, alias “Rambo” ya que lucía una gran melena y se solía colocar una cinta roja en el pelo. Además, la película de Stallone estaba de moda en aquella época. No hace falta decir que aquel delantero se convirtió en mi ídolo a partir de ese momento sobre todo porque aluciné al verlo celebrar los goles subido a la valla metálica que separaba el terreno de juego de la grada.

Como decía antes, aquel estadio y aquel equipo dista mucho de los de hoy en día pero para mí fue el germen que me hizo no perderme prácticamente ningún partido desde entonces. Aquella plantilla formada por jugadores como Vitaller, Ballester, Susaeta, Latorre, Latapia, Martín Pérez y que se vio reforzada por Ramalho en el mercado invernal, luchaba por mantenerse en Segunda División algo que consiguió esa temporada pero no la siguiente descendiendo a Segunda B donde permanecimos bastantes años hasta el ascenso con Carlos Simón en la termporada 1995-1996.

 

0
Etiquetas: Sin etiquetas

Comments

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados*