Aquel Levante de la 1996-97, el primero que hizo disfrutar a una generación

Si tienes a partir de unos 30-35 años seguro que recordarás con cariño a aquel equipo que dirigía Mané. Ese conjunto que tras ascender de la mano de Carlos Simón en la noche de San Juan de 1996, iniciaba su andadura en la segunda categoría del fútbol español. Una aventura que era la primera tras muchos años en Segunda B, esa categoría que lastró y mucho el crecimiento del club durante el siglo XX y que las nuevas generaciones no han visto ni de cerca.

Un equipo que tras muchos años de sin sabores llegó a ilusionar a toda una generación y no era para menos. De la mano de un veterano de los banquillos que una década después iba a ascender al Levante a Primera, el equipo granota iba a realizar una primera vuelta y parte de la segunda, que llevó a los jóvenes aficionados de la época a identificarse con una escuadra que contaba con jugadores jóvenes y potentes aunque desgraciadamente, la mayoría cedidos.

Aquel equipo era el de un jovencísimo Kaiku, el de Ino,  el de Fede Marín, el de Ruano, de la zurda de oro de Pablo Gómez y el de un Juanfran que con 20 años comenzaba a maravillar a España con sus carreras por la banda incansables. Era también el equipo de los 4 paraguayos (Peralta, Ruíz Díaz, Sanabria y David Gómez), el que fichó al yugoslavo Kocic empezada la temporada y el de Sabaly, ese hombre que nadie sabía de donde venía ni a donde fue y que no era ni futbolista.

Rodri, Sacarés, Garrido, Del Val, Soria, Raúl Ferrer, Caco Morán, Nené…eran jugadores de muy buen nivel para un Levante de la época que se había acostumbrado a pelear en el barro de la Segunda B y de repente se veía en Canal Plus tumbando al líder Osasuna con gol de Juanfran y con los goles subiendo a un marcador manual con números de cartón. Un partido que seguro muchos grabaron. Eran otros tiempos, más románticos pero también más duros donde ser del Levante era más complicado.

Los chavales de hoy en día tienen la suerte de disfrutar de un Levante regularmente en Primera que si ha bajado a Segunda, ha sido uno de los gallitos y ha vuelto pronto. De un equipo en la Europa League, de un estadio cada vez más espectacular de jugadores espectaculares como Koné, Martins, Caicedo, Iborra o el propio comandante Morales.

De ver como se le ha ganado en 14 años al Madrid dos veces, al Valencia 5, al Atlético y Sevilla otras tantas y al Barça metiéndole 5 con un fútbol espectacular. Por eso, para los que vivimos aquellos años que recordamos con tanto cariño y romanticismo, también disfrutamos estas cosas más si cabe.  Pero seguimos viendo como si fuera ayer aquellas tardes en el Nou Estadi. 

Aquí os dejamos un resumen del último partido en Orriols ese año que curiosamente fue también ante el Barça, aunque contra su filial, y que también fue un festival de goles granotas

0
Etiquetas: Sin etiquetas

Comments

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados*