Diez jugadores raros que pasaron por el Levante

Diez jugadores raros que pasaron por el Levante
camisetas de futbol

En el mundo del fútbol profesional es normal acertar y fallar en los fichajes de los clubes. Como casi todo en esta vida, el dinero, te ayuda que el acierto sea mayor por lo que cuanto menos dinero para comprar tienes más fácil es que acabes comprando un saldo que acaba saliendo caro. La historia del Levante, sobretodo en los 90 y principios del siglo XXI, está llena de ellos. Como la lista es eterna, en Vamosmilevante te ofrecemos diez que seguro que te vendrán a la mente cuando los leas. Comenzamos.

Felipe Manoel

En enero de 2009 llegaba a aquel Levante de transición que empezaba a crear Luis García un mediocentro brasileño procedente del Villarreal. Se llamaba Felipe Manoel y hasta ese momento, las referencias sobre él eran más bien escasas pero su equipo de procedencia, daba esperanzas de que se podía tratar de un jugador de cierto nivel. Finalmente, jugó dos ratos demostrando más bien nada y desapareció en combate también del Villarreal. Un caso raro, raro, raro.

La ‘Topadora’ Cáceres

Miguel “La Topadora Cáceres” era un reputado jugador paraguayo con muy buen cartel en su país y en el fútbol argentino. Llegó envuelto en cierta expectación para jugar la recta final de la temporada 2000/01 en las filas de un Levante que dirigía Carlos Granero y que jugaba en Segunda División en una temporada que no generó ni frío ni calor acabando el equipo en un comodo puesto en la tabla pero lejos de los puestos que daban el ascenso. Aunque parezca mentira, este corpulento delantero era internacional con Paraguay y llegó a disputar las eliminatorias para el Mundial de 2002 mientras jugaba en el Levante. Tras su paso por Valencia su carrera no dio para mucho más.

Sabaly

Ua Sabaly, Ua Sabaly. Ese era el grito de guerra con cierta guasa que la grada del por entonces Nou Estadi le dedicaba a un jugador que francamente daba la sensación que no era ni profesional. Con un nivel justito, su presencia en el club fue casi testimonial, jugando unos pocos minutos en partidos de Copa o en la recta final de temporada  con nada en juego donde encima tuvo la mala suerte de lesionarse de gravedad en el Sadar con la liga 1996/97 prácticamente acabada. Mané en su primera etapa en el club en ese momento, confió prácticamente nada en él. Era más habitual verle correr con el chandal del Levante por el viejo cauce del río Turia, donde acudía con asiduidad a entrenarse en solitario que en el campo. Un jugador cuya procedencia y fichaje sigue hoy en día siendo una incognita. Seguro que más de uno se ha acordado de él tras leer esto.

Lombardi jugó un par de amistosos y poco más.
Lombardi jugó un par de amistosos y poco más.

Lombardi

Este defensa brasileño llegó al Levante del ascenso de Lleida en la temporada 2005/06 y no jugó ningún minuto con la zamarra del Levante, ni en Copa tuvo minutos. Un jugador cuyo paso fue tan anécdotico, que sale en el libro oficial de aquel ascenso y muchos se preguntarán ¿este hombre quién es?. No sabemos si era malo o bueno porque simplemente ni lo vimos. Un caso raro ( y hubieron unos cuantos) made in Pedro Villarroel.

Valente

La temporada 1997/98 es una de las más tristes y rídiculas que se recuerdan en la casa granota. Una temporada que tuvo de todo, 5 entrenadores (Emilio Cruz, José Enrique Díaz, Roberto Alvárez, Txuxi Aranguren y Pepe Balaguer) y una cantidad de fichajes raros que casi podrían llenar la lista. Tal fue la cosa, que en el mercado de invierno se realizaron una decena de fichajes que tampoco ayudaron mucho. Uno de ellos fue Valente, un lateral zurdo de Angola que llegaba de la liga portuguesa y que no conocía nadie, tanto que seguro que  muchos ni lo recuerdan con la camiseta del Levante ni casi ni su cara.

Lissandro

Al mismo tiempo que Valente, llegó un delantero brasileño en enero de 1998 que iba a ser el “9” granota para la salvación de una temporada que como ya hemos comentado, acabó mal. Un delantero que no aportó nada y que tampoco había hecho nada antes de llegar al Levante. Un fichaje de esos, raros cuyo dinero quizás acaba repartido entre las manos de su representante y algún directivo amigo.

El “Potro” Martin Furiga

Este es de nota. Jugó en el Levante de la temporada 2001/02 el del descenso en Soria con 50 puntos que a la postre, acabaron dando la permanencia tras el caso Burgos. Este delantero argentino había estado en el fútbol de Perú y en la segunda fila del calcio italiano cuando llegó al Levante de manera sorprendente hoy en día pero de manera normal en aquella época al Levante UD. Tal era su nivel, que lo puede resumir esta anécdota personal. Me encontraba en la tribuna del Ciutat una tarde de diciembre de 2001. Caía agua nieve y era el día de la remontada al Sporting con diez con gol en el minuto 93 de Josemi, otro caso aparte.

Eran los tiempos donde nos metían a todos en tribuna cuando llovía o casi nevaba como aquel día. El frío era brutal y el Levante perdía cuando antes de sacar un córner, un hombre que se encontraba a mi lado y al cual no conocía de nada dijo: ” si marca el paquete este del potro me bajo los pantalones”. El potro marcó y el hombre cumplió y se los bajó literalmente pese al frío que hacía. No se le recuerdan más goles ni casi más partidos con la zamarra granota. Se fue al Amurrio tras dejar el Levante.

Luis Romero

¿Lo recuerdas?, es díficil. Luis Romero fue un central Paraguayo que llegó al Levante en el verano de 1997 y en enero de 1998 ya no pertenecía al club granota pese haber jugado casi todos los partidos hasta esa fecha. Central de un pobre nivel, lento y con pocos recursos, tuvo un paso tan breve por el Levante que cuesta recordarlo. Pero si, estuvo en el Levante.

Bruno Novo

El Levante de inicio del siglo XXI apostó por los jugadores de origen en el fútbol portugués. Así tras varios desastres, llegó procedente del Varzim, Bruno Novo, un jugador portugués cuya aportación fue tan nula como irrelevante. Fue en la temporada 2001-02.

Aloys Nong

Este es reciente pero no deja de ser un caso sangrante. En 2013, fue el único jugador por el que se pagó, en concreto sobre unos 250.000 euros para jugar en un conjunto ya asentado en Primera División. Tras varios tiras y aflojas llegó procedente del fútbol belga pero no tardó mucho en no contar para Caparrós. Fue cedido al Recre en invierno y volvió en 2014 donde pese a tener tres años de contrato fue rescindido. Un error grave.

Nong un fichaje raro y relativamente caro.
Nong un fichaje raro y relativamente caro.

Tenemos muchos más en mente, tanto que podemos hacer una segunda parte, pero no acabaríamos este artículo así que prometemos volver con diez más.

 

 

vamosmilevante

Un comentario en «Diez jugadores raros que pasaron por el Levante»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *