Aquel 4 de diciembre de 1994 en el Nou Estadi

Aquel 4 de diciembre de 1994 en el Nou Estadi
Entrada que regalaron en los colegios para aquel Levante-Girona del 4 de diciembre de 1994.
camisetas de futbol

Los más jóvenes quizás no conozcan aquel Levante del récord de las 13 victorias seguidas en la Segunda B de la temporada 1994-95.Una historia que nos remonta al 4 de diciembre de 1994 y que los millenials de hoy en día no sabrán ni de que estamos hablando disfrutando de un Levante consolidado en Primera. Aquel año fue una temporada que tuvo de todo, récords, alegrías y un final tan amargo que todos los granotas que ya estaban en esa época no olvidarán jamás. el famoso y terrible “Ecijazo“. Pero volviendo a aquella tarde de diciembre de hace ya más de dos décadas, se jugaba en el viejo Nou Estadi un récord histórico que fieles a la leyenda del “Yunke de la adversidad” acabó torciéndose.

El Levante del récord de las 13 victorias seguidas de Juande Ramos 

El Levante, de la mano de Juande Ramos, empezaba la temporada 1994/95 con la misión de dejar la Segunda B y ascender a Segunda más si cabe, después de haber caído en la promoción de ascenso de la temporada anterior en beneficio del Salamanca de Juanma Lillo. Con un equipo prácticamente nuevo e ilusiones renovadas, el equipo empieza como un tiro. Tanto que durante las 13 primeras jornadas, desde septiembre hasta diciembre, todos los rivales doblan la rodilla ante los granotas que cuentan todos sus partidos de aquella Liga de Segunda B con victorias, 13 en total.

Precisamente, yo que les escribo este artículo, tenía 13 años. Aquella semana, las mariposas rondaban por mi estomago, más si cabe cuando en mi clase de octavo de EGB de la época, el único que era del Levante era yo. Unos nervios que aumentaron más todavía cuando un profesor entró con un taco de entradas para el partido y la gran mayoría ni conocían al Levante ni sabían donde había que ir al partido. Las ganas del partido y de batir el récord no eran pocas en un chaval que ya con esa edad vivía el fútbol.

El 4 de diciembre de 1994, una tarde para no olvidar pese a no conseguir el récord

Aquella tarde de 1994, a las 17:00, el Levante se citaba con la historia. Con un estadio casi lleno, algo muy chocante para alguien que llevaba desde los 9 años yendo al campo del Levante y jamás había visto más de 3000-4000 personas en el mismo (nada que ver con los llenos de los que disfrutamos ahora con más de 22.000 abonados).  Ese día, los pocos granotas que de verdad si eramos la resistencia en aquella época, nos citábamos con la historia, con la posibilidad de superar un récord que aunque fuera en Segunda B, era eso, un récord. Encima el rival ayudaba, llegaba el Girona que por aquel entonces, no era el club de hoy en día y  era uno de los peores de la categoría toando la parte baja de la tabla. Todo parecía preparado para el récord.

El Levante del récord de las 13 victorias
El libro que daban en la entrada del estadio cada partido, en concreto el que dieron ese día del Levante-Girona.

El Levante, ante 30.000 espectadores en las gradas de cemento sin sillas todavía, empezó ganando, se dejó empatar y volvió a ponerse por delante y cuando todo el mundo hacía la ola, la maldita ola que tantos malos tragos nos ha hecho pasar como si de un gafe se tratara, celebraba el récord histórico, el maldito yunke iba a aparecer de nuevo en forma de una vaselina casi imposible que pillaba  Rodri portero de la época adelantado. Un récord que se fue por el aire y la temporada acabó como ya os hemos contado. Pero ese gol, esa acción, quedó para siempre grabada en mi retina y aún lo recuerdo hoy muchos muchísimos años después. Seguro que no soy el único.

vamosmilevante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *