El histórico Levante-Sporting de la temporada 2001-2002

Ha llovido mucho desde entonces y, afortunadamente, el club ha crecido muchísimo y se han vivido partidos y momentos históricos, pero sin duda aquel Levante-Sporting de la temporada 2001-2002 fue uno de los más épicos que todavía hoy se recuerda por muchos aficionados y ex jugadores granotas.

Nos remontamos al 15 de diciembre de 2001. El Levante dirigido por Pep Balaguer estaba teniendo una temporada más que complicada y estaba en el fondo de la tabla de Segunda División luchando por salir de los puestos de descenso. Aquella campaña todo parecía salir mal y el equipo estaba condenado a sufrir. Sin embargo, aquel día la afición disfrutaría de un partido memorable.

Para empezar el frío que hacía aquel día en el Estadio Ciutat de València es de esos que se recuerdan toda la vida. Por momentos llegó a caer aguanieve y todos los valientes que se acercaron al partido fueron ubicados en la tribuna, excepto los miembros de Ultras Levante que resistieron en el fondo de Orriols.

Aquel partido comenzó con la misma inercia que el resto de la temporada. Para empezar, en el minuto 2 un jovencísimo David Villa marcaba el 0-1 para los visitantes y ponía las cosas complicadas. Al filo de la media hora, el propio delantero asturiano era objeto de un más que riguroso penalti (y recibía las críticas de los comentaristas de Canal 9) y Lozaro hacía el 0-2. Por si la remontada no era ya lo bastante complicada, el colegiado del partido, Rodado Rodríguez, expulsaba a Ettien a la media hora por una entrada que perfectamente se podía haber zanjado con amarilla.

El encuentro se marchaba al descanso pero, por un motivo que todavía hoy no se puede explicar, en el gélido ambiente flotaba una sensación de confianza en la remontada, tanto en la grada como en los jugadores. El Levante salió en la segunda mitad en tromba con un Kaiku que tiró del carro anotando un gol muy tempranero que hacía creer.

Martín ‘El Potro’ Fúriga remataba a la red un córner centrado por Alberto Saavedra, otro de los destacados aquel día, y de repente el Levante había logrado empatar un partido que tenía complicadísimo 15 minutos antes. Pero la cosa no iba a ser fácil. Una cantada de Veiga, guardameta granota, provocaba el 2-3 para los visitantes obra de Pablo Amo.

Al Levante le costó superar este nuevo golpe después de haber logrado lo más difícil. A falta de 5 minutos y con las fuerzas justas debido a que el equipo llevaba casi una hora con un jugador menos, Alberto marcaba una falta directa desde muy lejos que hacía enloquecer a la tribuna. Un empate después de todo lo que había pasado, era un buen botín. Pero no quedaría ahí la cosa ya que en tiempo añadido (el árbitro añadió 4 minutos) llegaba el éxtasis con el gol de Josemi (de lo poco que hizo con la camiseta azulgrana) que enloquecía subiéndose a la grada para abrazarse con el público.

La temporada fue un desastre, pero tuvo este oasis en el desierto que, unido a una permanencia agónica por la no conversión en SAD del Burgos, permitió al Levante continuar en Segunda División a pesar de haber descendido con 50 puntos (récord histórico).

(Vídeo de Somgranotes / Youtube )

0
Etiquetas: Sin etiquetas

Comments

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados*