Aquel Levante de la 1996-97, el primero que hizo disfrutar a una generación

Si tienes a partir de unos 30-35 años seguro que recordarás con cariño a aquel equipo que dirigía Mané. Ese conjunto que tras ascender de la mano de Carlos Simón en la noche de San Juan de 1996, iniciaba su andadura en la segunda categoría del fútbol español. Una aventura que era la primera tras muchos años en Segunda B, esa categoría que lastró y mucho el crecimiento del club durante el siglo XX y que las nuevas generaciones no han visto ni de cerca.

Un equipo que tras muchos años de sin sabores llegó a ilusionar a toda una generación y no era para menos. De la mano de un veterano de los banquillos que una década después iba a ascender al Levante a Primera, el equipo granota iba a realizar una primera vuelta y parte de la segunda, que llevó a los jóvenes aficionados de la época a identificarse con una escuadra que contaba con jugadores jóvenes y potentes aunque desgraciadamente, la mayoría cedidos.

Aquel equipo era el de un jovencísimo Kaiku, el de Ino,  el de Fede Marín, el de Ruano, de la zurda de oro de Pablo Gómez y el de un Juanfran que con 20 años comenzaba a maravillar a España con sus carreras por la banda incansables. Era también el equipo de los 4 paraguayos (Peralta, Ruíz Díaz, Sanabria y David Gómez), el que fichó al yugoslavo Kocic empezada la temporada y el de Sabaly, ese hombre que nadie sabía de donde venía ni a donde fue y que no era ni futbolista.

Rodri, Sacarés, Garrido, Del Val, Soria, Raúl Ferrer, Caco Morán, Nené…eran jugadores de muy buen nivel para un Levante de la época que se había acostumbrado a pelear en el barro de la Segunda B y de repente se veía en Canal Plus tumbando al líder Osasuna con gol de Juanfran y con los goles subiendo a un marcador manual con números de cartón. Un partido que seguro muchos grabaron. Eran otros tiempos, más románticos pero también más duros donde ser del Levante era más complicado.

Los chavales de hoy en día tienen la suerte de disfrutar de un Levante regularmente en Primera que si ha bajado a Segunda, ha sido uno de los gallitos y ha vuelto pronto. De un equipo en la Europa League, de un estadio cada vez más espectacular de jugadores espectaculares como Koné, Martins, Caicedo, Iborra o el propio comandante Morales.

De ver como se le ha ganado en 14 años al Madrid dos veces, al Valencia 5, al Atlético y Sevilla otras tantas y al Barça metiéndole 5 con un fútbol espectacular. Por eso, para los que vivimos aquellos años que recordamos con tanto cariño y romanticismo, también disfrutamos estas cosas más si cabe.  Pero seguimos viendo como si fuera ayer aquellas tardes en el Nou Estadi. 

Aquí os dejamos un resumen del último partido en Orriols ese año que curiosamente fue también ante el Barça, aunque contra su filial, y que también fue un festival de goles granotas

0

Aquella tarde en Cartagena

¡Como pasa el tiempo! Esto pensará más de uno leyendo estas líneas y es que ha llovido y mucho desde aquel partido que marcó un antes y un después para la parroquia granota, el de la remontada épica en Cartagena. Un partido que dio más de medio ascenso a aquel Levante de Luis García el que inició el camino de lo que sería después el EuroLevante. Fue tal día como hoy, un 22 de mayo de 2010.

No deja de parecernos que fue ayer cuando vibramos con los goles de Robusté y Javi Guerra por partida doble y Rubén Suárez. Un día simplemente memorable. Una victoria que fue fundamental porque en ese momento el Cartagena era un rival directo para el ascenso.

No podemos evitar emocionarnos recordando lo ocurrido aquella tarde de sábado de 2010, seguro que todos los que estuvieron en Cartagonova aquella tarde grabaron a fuego ese día en su memoria como en Xerez o Lleida, seguramente incluso más que en este segundo. Una tarde para recordar de un equipo para recordar. Unos hombres con los que toda la afición se identificaba.

0

El fichaje que no llegó a debutar

Hoy en día es bastante complicado que te coloquen a un jugador cuyo nivel te haga dudar de si se trata de un futbolista profesional o no. Sin embargo, no hace muchos años, el Levante tuvo algún caso de lo más curioso y rocambolesco. Uno de ellos os lo contamos hoy. 

En la temporada 2005-2006, el conjunto granota militaba en Segunda División con el único objetivo de regresar a la máxima categoría como así fue en el histórico partido disputado en Lleida. De aquella plantilla todos recordamos jugadores como Cavallero, Alexis, Culebras, Harte o Riga. Sin embargo, también formaba parte de aquel equipo como da fe el libro oficial del ascenso, un central brasileño de nombre Fernando y apellido Lombardi.

El jugador carioca llegó procedente del Paraná pero no llegó ni a debutar en partido oficial con la camiseta granota. En su presentación, el central afirmó: “jugar en Europa siempre ha sido un sueño para mí y el Levante UD me ha abierto las puertas para cumplirlo”. Además continuó diciendo: “espero estar muchos años en el Levante”. Nada más lejos de la realidad.

Hasta tal punto pasó desapercibida su aportación que nos ha resultado complicado encontrar una foto para ilustrar el artículo. Sin duda, uno de los fichajes de esos que llaman la atención y que uno no se explica como pudo llegar a un club profesional de una liga tan competitiva como la española. Aunque no fue el único, como podéis consultar en esta lista. 

0

¿Recuerdas a este ex del Levante?

Como ya hiciésemos en nuestro anterior artículo sobre este otro ex jugador granota, volvemos a recordar que fue de un jugador que vistió alguna vez la camiseta del Levante. En este caso nos vamos hasta finales del siglo XX, para traer a un protagonista que los que ya habitaban aquel estadio granota en 1997 seguro que recordarán, más que nada por tener un famoso parentesco y más en la época. Y es que su hermana era una clásica de los ‘cassetes’ y ‘cd’ de la época, la cantante Niña Pastori. Hablamos de José María García García, ¿os acordáis?, seguro que si.

Este delantero con melenas y algo pasado de peso, venía de realizar una gran temporada en el CD Badajoz y de haber marcado goles en el filial del Real Madrid. Antes también había hecho un buen papel en el fútbol portugués por lo que a su llegada al Levante se le presuponía un nivel alto. Era aquel Levante 1997-98 que todos sabemos como acabó.

El hermano de Niña Pastori no triunfó en Orriols donde marcó 5 goles y siempre tuvo la losa del sobrepeso encima de él. De hecho harto de que le llamaran gordo llegó a levantarse la camiseta para celebrar un gol ante el Lleida y demostrar que no eran lorzas lo que tenía (tampoco músculo).

Ahora José Mari vive retirado del fútbol pero tiene dos hijos futbolistas, uno que andaba por la cantera del Espanyol hace unos años y el otro que debutó en el San Fernando con tan sólo 16 años. Sin duda un jugador que las nuevas generaciones no recordarán pero los veteranos del lugar si, aunque sea por ser el hermano de una famosa.

0

¿Sabes quién es este ex jugador del Levante? No te lo vas a creer

Año 2001, el Levante anuncia a bombo y platillo el fichaje de un jugador que fue vendido como una estrella. Un internacional que llegaba a un equipo que por aquel entonces deambulaba por Segunda División y distaba mucho de ser el club que es hoy en día. Este mediático fichaje como muchos de la época, salió mal y el jugador de curioso nombre, no marcó ninguna diferencia. Hablamos de Miguel ‘La Topadora’ Cáceres.

Ahora llama la atención el estado de forma de este ex futbolista granota y eso que todavía es relativamente joven ya que cumplirá 40 años el próximo 6 de junio. En la cuenta oficial de Facebook de Chetina Gfc, podemos ver una foto en la que la ‘Topadora’ Cáceres, posa con el ex futbolista del Valencia y Hércules entre otros, Haedo Váldez quien fuera compañero suyo hace unos años.

En la imagen podemos observar como el deterioro físico de la ‘Topadora’ Cáceres es evidente, demasiado para un hombre de apenas 40 años. Con un tremendo sobrepeso, más bien obesidad y un taca-taca para poder caminar. Sin duda, una imagen triste para un ex futbolista de élite. Siempre fue corpulento, de ahí su apodo, pero al parecer la vida no le ha tratado bien. Al parecer tuvo varias lesiones que acabaron siendo crónicas y que terminaron por castigar su cuerpo.

La Topadora Cáceres junto a Haedo Valdez. Foto: Facebook Chetin Gfc

 

0

El Levante-Celta que nos dejó a tres puntos de Segunda B

Han pasado 10 años y sin embargo parece que haya pasado toda una vida. Cada vez que el Levante se enfrenta al RC Celta de Vigo desde entonces no puedo dejar de pensar en aquel partido del 23 de noviembre de 2008. Desde luego, todo ha cambiado, por suerte, desde aquel día. 

Aquella temporada 2008-2009 fue la de la resurrección de un club que estuvo al borde de la desaparición, no en vano, se adoptó la canción de Los Secretos “Pero a tu lado” como himno no oficial con su mítica frase “he muerto y he resucitado”.

Pues bien, aquel día se disputó un partido correspondiente a la jornada número 13 de Segunda División en un desangelado Ciutat de Valéncia que no contaba con más de 3.000 personas en las gradas. El Celta se llevó la victoria por 1-3 dejando al Levante a tres puntos del descenso y, por si fuera poco, uno de sus jugadores celebró en nuestra cara uno de los goles del club celeste como si le fuera la vida. Para colmo, el tal Dani Abalo, ni siquiera fue el autor del gol.

Al finalizar el partido, algunos nos dirigimos a la entonces conocida como ‘Puerta 0’ para charlar con los jugadores y darles ánimos para salvar como fuera la categoría en una temporada que se antojaba muy complicada después de haber armado el equipo en prácticamente 15 días ese verano. Recuerdo a Castillo, compañero de fatigas, hablando con Pepe Murcia, técnico del Celta por aquel entonces, para que recriminara a su jugador Dani Abalo por haber celebrado el gol de aquella manera: “Hemos estado cerca de desaparecer y no estamos para estas cosas”. Grande Castillo.

El Levante no sólo superó aquel terrible bache que casi le cuesta la refundación sino que las siguientes 10 temporadas ha estado 8 en Primera División y ha llegado a disputar competición europea. De hecho, ahora mismo, aquella deuda impagable heredada por Quico Catalán prácticamente ha desaparecido, el estadio no parece el mismo y la afición granota mira al futuro con una tremenda ilusión. Mañana disputaremos un nuevo partido contra el Celta, pero el contexto es bien distinto.

0

Juanlu, el hombre de los goles históricos del Levante UD

Pocos jugadores han conseguido ser protagonistas en varios goles que han quedado de una manera u otra grabados en la historia del club. Uno de ellos podría ser Juanlu, quien acabó anotando algunos de los goles históricos del Levante UD.

Cuando el jugador malagueño llegó al Levante en el verano del 2009 seguramente jamás se hubiera imaginado que iba a estar presente en algunos los momentos más importantes del club granota y no sólo sobre el campo o en la plantilla sino con ese don providencial que sólo tienen algunos para entrar en la historia. Casualidades o no, lo cierto es que el extremo zurdo ha estado en el momento y lugar adecuado para pasar a la historia en Orriols.

Como quien no quiere la cosa, marcó un gol en el partido del ascenso de 2010 contra el Castellón, el gol que daba en 2011 el liderato de Primera División por primera vez en la historia para el Levante, en la previa de la Europa League, el primer gol Europeo en la historia del Levante en 2012 (el primer gol en la Europa League oficial lo marcó Juanfran) y el gol que cerraba oficialmente la Primera División en San Mamés, la Catedral del fútbol español (curiosamente el último oficial lo marcó Roger con el filial del Levante ese mismo año)

Un futbolista que llegó con muy pocas expectativas y se acabó convirtiendo en un futbolista importante que no tardó en ganarse a una hinchada que disfrutó de un jugador que lo dejaba todo en el campo y con el que disfrutó con su verticalidad y goles. Llegó en Segunda y se fue jugando en Europa como granota y con el honor de haber marcado algunos de los goles históricos del Levante en ese momento.

0

Juanfran García, un pedazo de historia del Levante UD

Pocos jugadores conocen tanto la idiosincrasia granota como el protagonista de este artículo. Un hombre que respira levantinismo por los cuatros costados, criado a escasos metros del antes Nou Estadi, ahora Ciutat de Valencia, y formado en los campos de tierra de las antiguas instalaciones de fútbol base de la Malvarrosa. Hablamos de Juanfran García, un pedazo de historia del Levante UD.

El Levante se hizo con sus servicios, cuando era un chaval, pagando al Serranos con material deportivo, en concreto con balones. En ese momento, el club granota no sabía que estaba fichando a un futuro internacional absoluto y mundialista con España. Un jugador que iba a jugar 11 temporadas con la camiseta granota.

Coincidió en el sub 19 con otro mito como Sergio Ballesteros, y desde ahí, pasó directamente al primer equipo donde debutó de la mano de José Enrique Díaz en Segunda B, en un Levante-Hospitalet  de la temporada 93/94 que acabó con un 0 a 2 para los visitantes. Y lo hizo curiosamente como delantero centro. No fue hasta un partido de promoción en 1996 ante el Avilés cuando Carlos Simón, lo ubicó de lateral izquierdo.

Juanfran respondió y al año siguiente con Mané, se afianzó jugando de carrilero zurdo en Segunda y realizando una grandiosa temporada lo que le valió para dar el salto a Primera División por 40 millones de pesetas. En concreto, al vecino, el Valencia. De ahí una carrera que lo llevó al mejor Celta de la historia, Zaragoza, Ajax y AEK de Atenas antes de volver a Orriols en enero de 2010, la temporada del centenario, 13 años después de su salida y sin saberlo, para formar parte también del mejor Levante de la historia.

Juanfran en su debut en Segunda en la temporada 96-97 (Foto: Revista LUD)

Cuando parecía que venía a retirarse a su casa, su rendimiento fue excepcional, llegando a jugar hasta los 40 en su Levante sumando más de 200 partidos oficiales con el club desde Segunda B hasta la Europa League. Algo que no se le tuvo en cuenta nunca, fue su paso del Levante al eterno rival de la ciudad. Y es que Juanfran, siempre demostró su levantinismo allá donde fuere.

En la retina de todo levantinista quedará el primer gol del Levante en la Europa League (que no en Europa ya que Juanlu marcó el primer gol en la previa ante el Motherwell) y sus lagrimas el día que se marchó con todo Vallecas en pie, despidiendo la carrera de un jugador ejemplar.

0

Dragiša Binić, de descarte del Levante a campeón de la Copa de Europa

En el mundo del fútbol en general y en el Levante en particular, existen historias de lo más curiosas e inexplicables. Uno de los casos más extraños lo protagonizó un serbio (entonces yugoslavo) llamado Dragisa Binic llegado al club de Orriols en la temporada 1989-1990 con la vitola de buen goleador. 

Efectivamente, Binic había marcado 13 goles en Yugoslavia en el Estrella Roja en la 87-88 lo que le valió para fichar por el Brest francés donde hizo 18 tantos la campaña siguiente. Fue entonces cuando fichó por el Levante, que militaba en Segunda División. Sin embargo, jugadores como Martín ‘Rambo’, Latapia y sobre todo Ramalho, fichado en el mercado invernal, le cerraron la puerta de la titularidad.

El atacante yugoslavo únicamente participó en 7 encuentros, 6 de ellos como titular, sin lograr anotar ningún gol. Una vez finalizada la temporada, en la que el Levante logró la permanencia en la categoría de plata, Binic regresó al Estrella Roja donde había destacado un par de años antes.

Es aquí donde llega lo curioso del asunto. En el conjunto de Belgrado Binic vuelve a mostrar su mejor versión y forma parte del mítico equipo integrado por Jugovic, Prosinecki, Pancev, Savicevic… que logra proclamarse campeón de Europa en la final disputada en Bari contra el Olympique de Marsella. Pero además, el ex jugador granota es titular en la final y es uno de los elegidos para lanzar un penalti en la tanda que decide el título (que por cierto marca). Ver para creer.

El Estrella Roja campeón de Europa en 1991 en Bari (Foto: Revista Balcanes)

A partir de ahí, la carrera del atacante fue en declive. Fichó por el Slavia de Praga primero y después marchó a ligas más exóticas como la chipriota (APOEL) o la japonesa (Nagoya Grampus y Tosu Futures). Seguramente, el hecho de ocupar plaza de extranjero no le benefició en su etapa en el Levante, pero lo que está claro es que podía haber sido un jugador perfectamente válido alguna temporada más.

0

La maldición granota en la historia de los Mundiales

La excelente actuación de Keylor Navas como granota en el Mundial de Brasil de 2014 fue un motivo de orgullo para los granotas. El tico, fue uno de los mejores guardametas de la Copa del Mundo hecho que unido a su gran campaña donde fue elegido como mejor portero de la Liga BBVA como portero del Levante, posibilitó su fichaje por el Real Madrid.

En el Mundial de Brasil también estuvo Loukas Vyntra aunque el griego, tuvo un paso testimonial por la cita. Otro ex granota como Gekas participó más en aquella cita. En el Mundial de Rusia 2018 el representante granota será Jefferson Lerma si como todo parece acude convocado con Colombia. Sin embargo, dos jugadores coinciden en una curiosa pero a la vez desafortunada anécdota. Fueron expulsados como granotas en un Mundial.

Carlos Caszely fue uno de los flamantes fichajes del Levante que fue capaz en los 70 de hacerse con los servicios de uno de los mejores jugadores del momento pese a estar en Segunda. El chileno, acudió al Mundial de 1974 y tuvo el dudoso honor de inaugurar la historia de las tarjetas al ser el primer jugador en ver una tarjeta roja desde su creación, en un Mundial. Curioso que fuera un granota el primero en esto.

Por si fuera poco, tendrían que pasar 24 años para que un jugador fuera a un Mundial siendo jugador granota. Lauren, jugador con nacionalidad española cuando lo fichó el Levante, pero con acceso al pasaporte camerunés gracias a sus raíces.  acudió por primera vez a una convocatoria con los africanos en el Mundial de Francia de 1998. Debutó precisamente ante Chile y su debut duró unos segundos pues realizó una violenta entrada que le costó la expulsión. Como 24 años antes había hecho Caszely, un granota se iba a la calle en un Mundial, justo los dos que habían jugado hasta ese momento. Menos mal que Keylor, rompió esta curiosa anécdota. Esperemos que Jefferson Lerma realice un Mundial como el del portero tico cuatro años antes.

Lauren, por cierto, posteriormente completó una carrera llena de éxito a nivel internacional sobretodo en la Premier League con la camiseta del Arsenal a donde llegó procedente del Mallorca el cuál lo había fichado del Levante. También fue un asiduo con Camerún con el que disputó multitud de partidos y ganó torneos como la Copa de África y los JJOO de Sidney 2000 pero eso, es otra historia.

Lauren estuvo hace no mucho por el estadio del Levante. Poco se parece el club al de su época. Foto: Twitter / Levante UD

 

Por cierto por si te interesa, puedes leer como cuentan la historia del curioso fichaje de Caszely por el Levante en Colgadosporelfutbol.com

0

Joaquín Bejar ‘Quini’, el arte y el gol en estado puro

A muchos se nos ilumina la cara cuando oímos el nombre de Joaquín Bejar Martínez, más conocido como ‘Quini’. Nos lleva a una época más bien sombría en la historia del Levante, ya que el equipo vagaba por la Segunda División B, pero los goles de aquel espigado delantero daban un poco de luz en un tiempo de oscuridad.

Quini no tenía nada que ver con la gran estrella del Sporting de Gijón y del Barcelona aunque, salvando las distancias, no sólo compartía apodo sino también una capacidad innata para hacer goles de todos los colores y de todas las formas posibles.

Natural de Linares (Jaén), el ‘9’ llegó al Levante en la temporada 92-93 procedente del Roldán. Hasta ese momento no había logrado una gran cantidad de goles en ningún equipo (su mejor temporada anotó 12 en el Alcoyano) pero en el club granota se destaparía como uno de los mejores delanteros de la categoría. Esa temporada logró 21 goles con la camiseta azulgrana y la siguiente 19, es decir, en dos campañas como levantinista consiguió 40. En ambas, fue segundo máximo goleador del Grupo III siendo superado por Rodríguez del Hércules y por Barnils del Manlleu respectivamente.

El equipo no logró el ascenso ya que no se clasificó entre los cuatro primeros en la 92-93 y cayó en el playoff en la 93-94 en la que disputó la liguilla contra el Salamanca, Las Palmas y Barakaldo, un grupo muy duro. Quini se marchó y siguió haciendo goles en el Córdoba, Xerez y el Talavera (todos de Segunda B). En éste último logró su mejor cifra (26), algo que le sirvió para dar el salto por fin al fútbol profesional de la mano del CD Toledo, donde firmó una gran temporada con 16 goles en la categoría de plata en la 98-99. Pero su gran año en el Salto del Caballo no tuvo continuidad y regresó a equipos de Segunda B.

Sin duda, estamos ante un ejemplo de talento y calidad que, quizás por su carácter o su mala cabeza en determinados momentos, no alcanzó una categoría mucho más acorde con el nivel futbolístico de uno de los mejores delanteros que ha tenido el Levante en toda su historia.

 

0

‘El ecijazo’, el varapalo que marcó a toda una generación de levantinistas

La temporada 1994-1995 pudo ser grandiosa en la historia del Levante UD pero acabó de la peor manera. En cualquier caso, fue una campaña histórica llena de peculiaridades que conviene recordar para los que lo vivieron y para que los granotas de nueva generación sean conscientes de donde venimos. 

Ese año el equipo formaba parte del Grupo III de Segunda División B y afrontaba el enésimo proyecto con el único objetivo de lograr el ascenso a Segunda. El conjunto granota, desde su descenso en la 90-91, no había vuelto a la categoría de plata. Juande Ramos, que había hecho un buen trabajo en el Alcoyano, fue el elegido para sentarse en le banquillo.

La Liga no pudo empezar mejor para el Levante UD que logró 13 victorias en las primeras 13 jornadas, igualando el récord de victorias consecutivas que existía por aquel entonces. Fue uno de los equipos que acabó descendiendo a Tercera División, el Girona, el que frustró la fiesta en lo que se conoció como ‘el día del no récord’. Pero esto lo contaremos otro día.

El equipo de Juande Ramos finalizó la liga como líder destacado de su grupo y llegaba así la temida liguilla de ascenso, que entonces jugaban 4 equipos y únicamente lograba ascender el campeón de dicha liguilla. El Levante quedó encuadrado con el Pontevedra, Numancia y Écija. Curiosamente, el equipo andaluz partía con menos opciones que el resto a priori pero acabó subiendo.

Después de empatar los dos partidos contra el Numancia y vencer uno y empatar el otro contra el Pontevedra, el Levante afrontaba la visita del Écija con la posibilidad de ascender en casa en caso de victoria y podría viajar a tierras andaluzas como equipo de Segunda División. El partido no pudo empezar mejor. Dos goles del hoy entrenador granota Paco López, ponían el 2-0 momentáneo en el marcador con el que se llegaba al descanso.

La grada se frotaba las manos y los Ramón, Carrero, Ballesteros, Masnou, Gallego, Uriz, Herrero, Fabado, Arquero, Eloy y el citado anteriormente Paco López estaban a punto de entrar en la historia del club como los artífices de un ascenso más que necesario para la entidad. Pero lo hicieron por algo bien distinto.

Existen rumores de todo tipo sobre lo que ocurrió en el vestuario en ese tiempo de descanso. Lo que está claro es que el equipo que saltó en la segunda parte no parecía el mismo. En 15 minutos, el conjunto visitante le había dado la vuelta al marcador (2-3) y aún tuvo tiempo de marcar otro gol que dejaba el tanteo final en un 2-4 definitivo que dejó a todos los presentes sin palabras. Poco antes del final del encuentro Paco López fue expulsado por un encontronazo con Zuñiga, con el que volvería a tener más que palabras en la puerta del estadio al salir de las duchas.

El descalabro fue mayúsculo y todavía recuerdo al bueno de Antonio Calpe paseando por el césped con las luces del estadio apagadas dándole vueltas a la cabeza para tratar de entender lo que había sucedido. El Levante había pasado de estar prácticamente ascendido a tener que viajar a Écija con la obligación de ganar para lograr el objetivo, algo que no consiguió ya que el partido de vuelta finalizó con empate a uno lo que significó el ascenso del conjunto sevillano.

Mucho se habló y se sigue hablando sobre aquel partido, pero lo único cierto es que aquel 21 de junio de 1995 pasó a la historia negra del club y marcó a toda una generación de levantinistas a los que, todavía hoy, se nos pone mal cuerpo cuando oímos el nombre de la localidad sevillana de Écija.

0
Aquel 22 de mayo de 2010, aquel inolvidable 3-5 al Cartagena. Foto: As

Cinco años del 3-5 de Cartagena

¡Como pasa el tiempo!. Esto pensará más de uno leyendo estas líneas. y es que ya han pasado cinco años de aquel partido que marcó un antes y un después para la parroquia granota, el de la remontada y victoria épica en Cartagena, un partido que dio más de medio ascenso a aquel Levante de Luis García el que inició el camino de las 6 temporadas (de momento) seguidas en Primera. Fue tal día como hoy, un 22 de mayo de 2010.

Media década en la que ha pasado de todo en el Levante, generalmente bueno con participación europea incluida pero que no deja de algunos, parecernos que fue ayer cuando vibramos con los goles de Robusté y Javi Guerra por partida doble y Rubén Suárez . Un día simplemente memorable. Una victoria que fue fundamental porque en ese momento el Cartagena era un rival directo para el ascenso.

No podemos evitar emocionarnos recordando lo ocurrido aquella tarde de sábado de 2010, seguro que todos los que estuvieron en Cartagonova aquella tarde grabaron a fuego ese día en su memoria como en Xerez o Lleida, seguramente incluso más que en este segundo. Una tarde para recordar de un equipo para recordar. Unos hombres con los que toda la afición se identificaba. Ojalá recuperemos algún día esos valores mientras tanto disfrutaremos una nueva permanencia.

 

 

0
salva-ballesta-4402151228

Aquella victoria del Levante en el Bernabéu en 2007

Año 2007. El Levante, visitaba el Bernabéu con el agua al cuello, intentando escapar del descenso. El equipo dirigido por Abel Resino, se jugaba la vida en un campo, donde nadie apostaba por ellos y se veía el partido como un simple tramite a pasar para seguir en la pelea por la permanencia. El Madrid, se presentaba en una movida situación deportiva. Era el mes de febrero de 2007.

Sin embargo, saltó la machada en el Bernabéu. El Levante, ganó por primera vez en su historia en el estadio madridista. En el minuto 10, Kapo se marcaba una jugada espectacular y cedía a Damiano Tomassi que era arrollado por Diarra. Penalti de libro y por sorpresa pitado en el estadio madridista a favor del Levante.

Salva Ballesta, fichado en invierno batía a Casillas son suspense. El Levante conseguía aguantar el chaparrón durante más de 80 minutos y se llevaba la victoria ante un Bernabéu que abucheaba a los suyos y sacaba los pañuelos ante la situación que ya venía arrastrando el conjunto blanco. Curiosamente al final de temporada, el Levante, que lo había pasado mal durante la temporada se salvó y el Madrid consiguió hacer una remontada espectacular y ganar la Liga. Cosas del destino.

 

FICHA TÉCNICA
21ª jornada de Liga
Estadio: Santiago Bernabéu, 75.000 espectadores.
Árbitro: Alvarez Izquierdo. Amarillas a Diarra (73′), Sergio Ramos (78′), Torres (90′), Molina (58′), Manolo (72′), Ettien (74′), Tomassi (77′).
Gol: 0-1. Min. 10. Salva, de penalti.
REAL MADRID 0
Casillas; Salgado, Ramos, Helguera, Miguel Torres; Diarra, Guti; Raúl, Higuaín, Reyes (Robinho, min.46) (Nieto, min.71); Van Nistelrooy.
LEVANTE 1
Molina; Manolo, Alexis, Dehu, Rubiales; Riga, Camacho, Tomassi, Robert (Ettien, min.65); Kapo (Berson, min. 82) y Salva (Reggi, min.88).

0
Cruyff Levante con Campuzano

Barcelona y Levante, los dos clubes españoles donde jugó Johan Cruyff

Johan Cruyff está considerado uno de los mejores futbolistas de la historia además de un exitoso . El astro holandés marcó una época en el Barcelona y jugó además de en España en Holanda y en EEUU. De su mano, Holanda sorprendió al mundo con un  fútbol total y llegó a la final del Mundial de 1974. Pero además de todo esto, Johan Cruyff jugó en el Levante UD.

El astro holandés, llegó en la temporada 1980/81 al por entonces Nou Estadi. Su llegada, causó tanta expectación que el día de su debut, consiguió llenar un estadio que por aquel entonces se encontraba perdido en medio de la huerta y era muy muy muy díficil de acceder. El Levante, estaba realizando una gran campaña y el fichaje de Cruyff se antojaba como la guinda del pastel. Pero nada más lejos de la realidad, el fichaje del holandés fue más perjudicial que otra cosa.

Ni en lo deportivo ni en lo económico fue un acierto. El equipo, que marchaba viento en popa y a toda vela, empezó a encadenar una serie de resultados negativos y acabó la temporada en novena posición. En lo económico, el esfuerzo para poder fichar a Cruyff y pagarle fue tal, que la entidad se metió en un agujero muy oscuro de impagos y encierros mientras el holandés se marchaba con la recaudación en una funda de raqueta según cuentan los crónistas de la época.

Estos problemas económicos arrastraron al club hasta la Tercera División un tiempo después y casi hasta la desaparición. Está claro sin duda que el fichaje de Cruyff no fue la mejor de las decisiones pero más de tres décadas después, siempre se podrá afirmar que uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol jugó en el Levante UD.

Por cierto si te gusta el astro holandés te recomendámos que leas este artículo de Colgadosporelfutbol con las algunas de las mejores imágenes de la carrera del astro holandés.

0

El fichaje de Mijatovic por el Levante

El fichaje de Mijatovic por el Levante fue el inicio de una nueva etapa en la historia del club de Orriols, no por el rendimiento que ofreció en el club granota sino por otras cosas. Pero para explicarlo debemos ir un poco más hacía detrás, hasta el verano del 2002. El Levante, descendió a Segunda B con 50 puntos, cifra récord. Cuando los granotas ya preparaban un equipo en la división de bronce para afrontar el proyecto en el pozo, pasó el ‘asunto’ del Burgos.

El equipo burgalés, había realizado una buena campaña pero finalmente fue descendido por temas administrativos lo que abrió la posibilidad a que el Levante volviera a ser equipo de Segunda División. Pero había un problema, el margen de tiempo para cambiar la planificación de la plantilla era pequeño ya que cuando se conoció la decisión definitiva, faltaba poco tiempo para comenzar la temporada.

Esta oportunidad de volver a Segunda, unido al fracaso del año anterior hizo que Pedro Villarroel y la gente que dirigía el club en aquel momento decidiera dar un paso adelante y construir un conjunto de garantías y así fue formando no sólo un conjunto para mantener la categoría sino uno que pudiera pelear por un ascenso a Primera que, por aquel entonces, era una utopía y un hecho que casi ninguno habíamos visto y casi ni esperábamos.

Mijatovic con la camiseta del Levante.

Mijatovic con la camiseta del Levante.

Así, fueron llegando Capintero y Sérvulo (los cuales habían llegado para jugar en Segunda B), Rivera, Félix, Aizpurúa, Castaño, Christian Díaz, Olías, Jofre, Duda, Congo, Amato y la joya de la corona, Pedja Mijatovic. Estos fichajes pero sobre todo el del montenegrino, hicieron que la ilusión del levantinismo creciera hasta niveles casi desconocidos en ese momento. De repente el Levante tenía un equipo potente, plagado de jugadores de primerísimo nivel para la categoría de plata.

Su presentación, plagada de medios de comunicación que posiblemente no sabían quien era el Levante y su sola presencia, hicieron que la venta de pases subieran de manera exponencial. La gente, estaba deseosa de verle como levantinista y de ver un nuevo proyecto que ilusionaba y mucho. Por si fuera poco el primer partido en casa tiraba mucho. El rival era el Zaragoza, recién descendido y que contaba también con un equipazo donde por cierto uno de sus defensas era un Paco Jémez con melenas al que la alopecia empezaba a visitar.

Aquel 15 de septiembre de 2002, el Ciutat de Valencia presentaba una entrada espectacular sobretodo en comparación a la temporada anterior donde rara vez se conseguía meter más de 5000-6000 personas y eso un día bueno. Aquella tarde noche todavía veraniega, acabó con una victoria del Levante por 3 goles a 2. Mijatovic no marcó más de 3 goles aquella temporada y acabó de suplente. El equipo tampoco subió tras la debacle de Albacete, lo hizo al año siguiente de la mano de Preciado pero sin duda, el Levante de Mijatovic fue el inicio de un ciclo que devolvió al Levante a Primera, el primero exitoso. Luego vendrían momentos muy malos y buenos pero eso, ya es otra historia que contaremos otro día.

Mijatovic tuvo una gran repercusión mediática que ayudó al Levante.

Mijatovic tuvo una gran repercusión mediática que ayudó al Levante.

0